domingo, 23 de octubre de 2011

BOLIVIA en CONFLICTO: TERRITORIO INDÍGENA y PARQUE NACIONAL ISIBORO SÉCURE - T I P N I S -

Denunciamos ante Bolivia y el Mundo que el gobierno boliviano está transgrediendo la Constitución Política del Estado, el Convenio 69 de la OIT, la Ley del Medio Ambiente, el Reglamento de Áreas Protegidas y otras leyes bolivianas y compromisos internacionales y pretende construir de una manera ILEGAL COMPROBADA una carretera sobre el TIPNIS lo cual ocasionaría la mayor destrucción ecológica en la historia de Bolivia. 
Esto ocasionaría un ATENTADO a la vida y cultura de los pueblos moxeños, yurakarés y chimanés que habitan en él. 
Asimismo, se condenaría a la EXTINCIÓN de fauna y flora ÚNICAS en el mundo. 
Por otra parte, se afectaría de una manera irreparable la naciente de ríos fundamentales, lagos y belleza escénica. 
Solicitamos al presidente Evo Morales que sea consecuente con su discurso en defensa de la Madre Tierra. 
¿Acaso este es el aporte de Evo Morales a la destrucción de la Amazonía boliviana? 
Campaña en Defensa del TIPNIS - BOLIVIA

TERRITORIO INDÍGENA y PARQUE NACIONAL ISIBORO SÉCURE

T I P N I S 
"La selva más hermosa del mundo..."
El Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se encuentra entre los departamentos
de Beni y Cochabamba en Bolivia. 
Tiene una DOBLE categoría de protección. 
Es un Parque Nacional y es un Territorio Indígena 
de moxeños, yurakarés y chimanes.
----------------------------------------------------------
19 de Junio de 2012
Bolivia
“IX Marcha Indígena Originaria” 
Contra la iniciativa del Gobierno de Evo Morales de construir una carretera a través del TIPNIS. 

Organizaciones indígenas llaman a firmar pronunciamiento de apoyo a marcha por TIPNIS y para que se adhieran a un pronunciamiento de respaldo a la “IX Marcha Indígena Originaria” que recorre su país rechazando la construcción de una vía que atravesaría el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).






----------------------------------------------------------


Los pueblos indígenas de Bolivia llevan adelante una lucha en contra de la construcción del proyecto vial que atravesará el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure para unir los departamentos de Cochabamba (centro) y Beni (noreste).
----------------------------------------------------------

SALVEMOS AL TIPNIS
*Por Maxo Morer
Los yuracarés son un grupo étnico que ocupó históricamente la zona del TIPNIS y otras áreas aledañas. En la actualidad están en casi todo el TIPNIS, salvo la zona central, en general su ocupación se limita a la zona sur y al bajo Isiboro y Sécure.
Les yuracarés sont un groupe etnique qui a occupé historiquement toute la zone de l'actuel TIPNIS ainsi que d'autres aires limitrophes. De nos jours on les trouve dans l'ensemble du parc sauf dans la zone centrale. Mais pour la plupart la zone qu'ils occupent se limite à la zone sud du parc et vers le bas desfleuves Isiboro et Sécouré.


Los moxeños históricamente ocuparon un sector mucho menor que el primer grupo, circunscribiéndose al área de confluencia de los ríos principales, hoy día su rango de ocupación es mayor, incorporando el área central del TIPNIS y gran parte de la Zona Sur, la cual no formaba parte de sus asentamientos históricos que se limitaba al área de pampas benianas, su estrategia de ocupación produce una estructura parecida a la de las misiones jesuíticas.
Les moxenos ont occupé historiquement un secteur bien moindre que le premier groupe, leur aire d'occupation étant limitée à la zone de confluence des deux principaux fleuves. Aujourd'ui la zone qu'ils occupent est plus vaste, elle incorpore l'aire centrale du parc TIPNIS et une grande partie de sa région sud, qui ne dafisait pas partie de leur occupation historique qui se limitait aux pampas de la province du Béni. Leur stratégie d'occupation géographique se fait selon une structure semblable à celle des missions jésuites.


El grupo chimán tiene una distribución espacial que abarca una parte del sur del departamento del Beni, en el TIPNIS el área de ocupación es el pie de monte y serranía en el alto Sécure, solo en los últimos años se han ido asentando en Santo Domingo, una zona enteramente moxeña.
Le groupe Chiman a une distribution spaciale qui comprend une partie du sud du département du Béni, dans le parc TIPNIS leur aire d'occupation correspond à la limite des montagnes dans le haut Sécuré, il n'y a que depuis quelques années qu'ils ont commencé à s'installer à Santo Domingo, une zone qui n'était occupée que par des moxenos.
Si bien en los últimos 10 años se han dado fuertes relaciones interétnicas, a través de matrimonios mixtos, incluyendo a los grupos colonos andinos o “collas”, las relaciones en general continúan siendo problemáticas debido a la discriminación de un pueblo indígena hacia otro...
-Los indígenas se organizan a partir de familias.
-Los colonos se organizan en su turno a partir de sindicatos, bajo el modelo occidental de las organizaciones sociales europeas del siglo XX.

En el TIPNIS existen tres organizaciones indígenas:
* Subcentral Indígena del Isiboro Sécure (SCIIS), que teóricamente representa a toda el área,
* el CONISUR (Consejo Indígena del Sur) apoyado por la mayoría de las comunidades del sur y
* la Subcentral Sécure que representa a las comunidades a lo largo del río Sécure
La actualidad organizativa en el TIPNIS es conflictiva, de hecho la creación de la Subcentral Sécure y del CONISUR se debe a divisiones dentro de la SCIIS.
El desarrollo y acceso a necesidades básicas en el TIPNIS son muy bajos

Actitud local frente al área protegida
Las comunidades indígenas consideran como una necesidad su alianza con el SERNAP, frente a sectores identificados como amenazas (colonos, ganaderos, madereros y petroleros).
Ven a la conservación como algo importante por su tradición de convivir con la naturaleza de manera sostenible...
Más allá de la actitud local, las aspiraciones regionales se centran en la construcción del camino San Ignacio de Moxos - Villa Tunari, por un lado el argumento de abrir accesos a nuevos mercados y por el otro el interés de grupos madereros y petroleros de acceder a los recursos del TIPNIS.
Con respecto a los grupos colonizadores, se tiene una mejor relación aunque no se ha logrado alcanzar una planificación participativa ni una zonificación concertada .

El TIPNIS se encuentra ubicado en una zona altamente conflictiva, caracterizada por una parte por la confluencia de actividades e intereses de baja o ninguna compatibilidad con la conservación, como la actividad agropecuaria, la minería, la extracción petrolera y por otra parte por la existencia de un escenario sociopolítico y económico muy complejo, donde se dan movimientos sociales importantes y problemáticas de trascendencia nacional como la producción y el tráfico de hoja de coca para el narcotráfico.

Las amenazas y conflictos más importantes en el TIPNIS son:
- PRESIONES: Extracción forestal / Actividades agropecuarias / Caza y pesca
- AMENAZAS: Construcción de la carretera Villa Tunari - San Ignacio de Moxos / Actividades petroleras / Conflictos sociopolíticos y debilidades de gestión
Extracción forestal: 
El problema de la tala ilegal en el TIPNIS se relaciona con dos principales grupos de actores:
- Por un lado están los cuartoneros (piratas madereros operando con motosierras y por lo general sin vehículos)...
- Por otro lado existe un grave conflicto con las empresas madereras Fátima y Suto. Estas empresas, que operan desde hace varios años a unos kilómetros del límite norte del área protegida, ingresaron en 2002 en el interior del parque de manera ilegal, abriendo caminos con maquinaria pesada, con el aval de una parte de las comunidades indígenas que pertenecen a la nueva Subcentral Sécure, alejada de la SCIIS...

En el TIPNIS existen alrededor de 90.000 hectáreas (ocupadas por los colonos) susceptibles de ser utilizadas bajo estos métodos.

Actividades agropecuarias:
La actividad agropecuaria, es una de las prácticas humanas más nocivas para la conservación de los ecosistemas, sobre todo en ambientes boscosos tropicales donde se provoca una alteración casi completa del ecosistema original...

Quema de pastizales en la pampa beniana. Foto: Jon Hornbuckle

Caza y pesca
Por ejemplo, el dueño de la Estancia Todosantos (con pista de aterrizaje), hermano de un ex-prefecto del Beni, practica la caza de saurios fuera de los límites de su propiedad (ya saneada por el INRA). Otro estanciero, David Chiriqui, hermano del anterior alcalde de Trinidad, esta también implicado en la caza de saurios fuera de su propiedad, después de haber participado en la tala de madera (palo maría) y sido objeto de un decomiso por parte de la administración del área en el año 2000. En esta época amenazaba los comunarios de San Antonio para que no lo denunciaran
En Bolivia, hasta la década de los ochenta se practicó un tráfico ilegal y descontrolado de pieles de caimán...
Otra temática relacionada a la actividad de caza, es la cosecha legal ilegal de saurios (caimanes y lagartos)

Con relación a la pesca, que no es una actividad de mayor relevancia en el TIPNIS debido a la escasez de los recursos ictícolas en los ríos, se presentan problemas con el uso de técnicas muy dañinas y prohibidas como la pesca con dinamita y con barbasco, una poderosa toxina natural que actúa como un verdadero contaminante. Este problema se concentrar mayormente en la parte del río Isiboro comprendida entre la comunidad de San Miguelito y los centros poblados colonos Eterazama e Izinuta...

AMENAZAS 

Actividades petroleras:
Con relación a los actuales bloques otorgados, la REPSOL habría firmado un contrato con el Gobierno de Bolivia, mediante el cual la empresa adquiere el derecho de explotar hidrocarburos durante 30 años. El bloque Sécure comprende una superficie de 1.337.210 has que en un porcentaje importante se sobrepone al TIPNIS, vulnerando los objetivos de creación del área protegida. Pero dado que las operaciones hidrocarburíferas son consideradas por Ley como “prioridad nacional”, se sobreponen a los intereses ambientales...
En septiembre de 1998, la empresa REPSOL abandonó la zona, sin cumplir con los compromisos firmados y sin reponer los daños ambientales provocados, dejando impunes diferentes violaciones a la normativa ambiental nacional . 
Mientras se mantienen vigentes las concesiones petroleras dentro del área permanece la amenaza de que alguna empresa vuelva a plantear, con apoyo de los gobiernos departamentales, un proyecto de exploración o explotación petrolífera.

Construcción de la carretera Villa Tunari - San Ignacio de Moxos:
La carretera Beni - Cochabamba, forma parte de la infraestructura vial que el Estado boliviano tiene prevista para lograr una red caminera principal adecuada. Sin embargo, el TIPNIS se encuentra entre los dos Departamentos, quedando en medio del área por donde una carretera tendría que atravesar para conectarlos.
Los principales impulsores de este proyecto han sido las Prefecturas de Beni como de Cochabamba, apoyadas por grupos políticos vinculados con intereses madereros, sectores que tienen el objetivo de acceder a nuevas tierras y actividades relacionadas al narcotráfico.

-En el TIPNIS existen dos proyectos camineros, San Ignacio de Moxos - Villa Tunari y Villa Tunari - Yucumo .


Como todas las áreas protegidas de Bolivia que abarcan bosques de Yungas y de pie de monte, el TIPNIS se enfrenta a diversos problemas que se repiten a lo largo de toda esta región ecológica:
fragilidad ecosistémica, producción de coca, conflictos sociopolíticos, posibles reservorios de hidrocarburos, existencias de maderas preciosas y otros recursos silvestres con mucha demanda, etc.

----------------------------------------------------------
Lunes 11 de junio de 2012 

Indígenas dicen que la vía estaría a 15 días de navegación
El trazo de la carretera por la mitad del TIPNIS deja al margen a 62 comunidades 

El segundo tramo de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos dejará al margen a 62 comunidades del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), según un trabajo realizado por sus dirigentes con base a una imagen satelital que demuestra que la vía pasará sólo por dos comunidades.

Pero el gobierno asegura que todos los indígenas del Parque serán los más beneficiados con la vía trazada por medio del Parque.

Los corregidores de las comunidades Puerto Totora, Nueva Galilea y Gundonovia del TIPNIS aseveran que las ambulancias no llegarán a sus comunidades si se construye el tramo II por la mitad de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO).

A 15 días de la carretera
El corregidor de Gundonovia, Simón Noza, señaló que tendrán que navegar 15 días para llegar a la vía, que el gobierno pretende construir en el Parque Isiboro Sécure.

“De Gundonovia para que lleguemos a la carretera son 12 a 15 días de arribada, porque tenemos que arribar (navegar) todos los ríos; entrar al Sécure, pasar el Sécure y pasar o través al Ichoa y después al Tijamuchí, por eso creemos que la carretera no nos va beneficiar, nos va quedar lejísimo”, sentenció Noza a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.

De igual forma se expresó el corregidor de Nueva Galilea, Benigno Noza, al asegurar que los indígenas no sólo podrán acceder a algún centro de salud a través de la carretera y que menos la vía llevará el desarrollo a las comunidades indígenas como asegura el Presidente Evo Morales.

“Nosotros vamos a estar a 12 días de la carretera y no es así como dice el gobierno (que) va a ver para las comunidades desarrollo, eso es una gran mentira sólo va beneficiar a las empresas transnacionales de Brasil que tanto apoya la carretera”, indicó el indígena.

Macario Noza, corregidor de Puerto Totora, surayó que sólo Santo Domingo, una de las 64 comunidades del Parque, accederá a la vía; y no las poblaciones de Oromomo, Areruta y Asunta del Alto Sécure, que respaldan el proyecto vial del gobierno.

El Ministerio de Comunicación, a través de un folleto titulado “Atrapados en el paraíso”, asegura que los niños del Parque picados por serpientes se mueren por falta de una carretera que facilite el traslado de las víctimas a un centro de salud.

Cura natural 

Macario Noza explicó que en su población, que fue fundada hace más de 40 años, hasta la fecha ningún niño se murió por la picadura de una víbora. Reconoce que fueron atacados por una anguila al entrar al agua para bañarse, pero que lograron curar con el líquido de una planta conocida como ochoo.

“Nosotros nos curamos vegetalmente con una resina de ochoo y con eso rápidamente se sana la persona. Ochoo es un árbol que se corta y sale la resina que se debe tomar”, explicó Noza.

En Gundonovia las personas mayores son los afectados por las picaduras de serpientes, dice Simón Noza. “La mayoría de nosotros contrarrestamos, para eso está la hiel de jochi, está el ajo, el palo ajo y con eso nos curamos. Hay gente que sebe curar estos casos, porque si todos los niños se mueren como dicen no estaríamos aquí”, aseveró.

Ambos coincidieron que no sólo las picaduras de serpientes afectan a los indígenas, sino también la picadura de los mosquitos, resfriados y otros males que son curados con plantas medicinales y en caso de emergencia se opta por salir a Trinidad.

En “Atrapados en el paraíso”, escrito por Ancelmo Esprella, se asegura que la mortandad infantil en el TIPNIS es el más alto de Bolivia y el continente. Sin embargo, de acuerdo con las estadísticas de 2008 del Ministerio de Salud y Deportes, Potosí es la región con el mayor número de menores de cinco que años fallecidos.  


Fuente: Erbol Digital
----------------------------------------------------------
Lunes 11 de junio de 2012 
Otras CUATRO mentiras del Gobierno
MARCHA POR EL TIPNIS
Desmentimos la publicación titulada: “Atrapados en el paraíso”, escrita por Ancelmo Esprella, funcionario o consultor del Ministerio de Comunicación, y publicada en mayo de 2012. Seguimos buscando una copia del impreso, agradeceremos a la persona que pueda hacernos llegar este material!
Como nos hemos enterado por los medios convencionales, el Gobierno realiza una feroz y millonaria campaña publicitaria y desinformativa para generar rechazo a la legítima IX Marcha en defensa del TIPNIS, en esa desesperada carrera hemos conocido las denuncias sobre las mentiras que difunde el Gobierno en talleres que se organizan con organizaciones sociales, como la organizada en Caranavi. En esta publicación el Gobierno miente al menos cuatro veces, aunque debe ser mucho más:

MENTIRA: En el documento impreso se hace mención a la nación “Kollacaré” de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO), que es un “cruce” – dice en el folleto- entre un colla y un indígena del pueblo Yurakaré.
VERDAD: No existe ninguna etnia con el nombre Kollacare, los cuatro pueblos habitantes ancestrales y legales del TIPNIS son: Mojeño, Chimán, Yurakaré y Trinitario

MENTIRA: 60 de 100 niños en el TIPNIS se mueren por las picaduras de serpientes, y al no contar con la carretera fallecen en el trayecto para salir por los ríos de la zona ecológica en busca de un centro de salud.
Según Esprella: “La tasa de mortalidad infantil en el TIPNIS es la más alta del país. En realidad es la más alta del continente”.
VERDAD: De acuerdo con las estadísticas de 2008 del Ministerio de Salud y Deportes, Potosí es la región con el mayor número de menores de cinco que años fallecidos. Con énfasis en el Norte de Potosí, de donde vino la Marcha indígena de Mallku Qota y que fue gasificada y expulsada de La Paz este fin de semana, cuyo dirigente principal está preso por exigir que la empresa minera canadiense salga de su territorio y que ellos tengan beneficios de la explotación de los recursos. El gobierno elige apoyar a la transnacional y no a los indígenas pobres de Norte Potosí!

MENTIRA: El documento asegura que en todo el Parque en 200 años sólo un indígena salió bachiller, este único bachiller sería el señor Carlos Fabricano, que encabeza el directorio paralelo e ilegítimo de la Subcentral Sécure, auspiciado por el Gobierno a cambio de respaldar la carretera en medio del TIPNIS.
VERDAD: Aunque sea por la formas al Gobierno debía darle vergüenza demostrar esta carencia que es de su competencia y su responsabilidad y no jactarse de ello ¿dónde quedaron los resultados del programa de Alfabetización y Post Alfabetización?, la cruda realidad es que según datos del Informe Nacional de Desarrollo Humano de 2010, en las áreas rurales de TODO EL PAIS y no solo del TIPNIS, la población indígena pobre (45,9%) alcanza apenas los dos años de estudio. Y el Gobierno se preocupa por bachilleres, que sepa que de la población indígena de TODO EL PAIS solo el 17% llega a estudios del nivel secundario.

MENTIRA: En el documento “Atrapados en el paraíso”, escrita por Ancelmo Esprella, se desacredita a la IX Marcha, porque indica que ningún corregidor o autoridad originaria forma parte de ella.
VERDAD: Más de 30 corregidores del TIPNIS legítimamente elegidos forman parte de la columna de la IX Marcha, además de la CIDOB y de CONAMAQ, las principales organizaciones indígenas matrices a nivel nacional. Al menos 600 indígenas de 20 pueblos de tierras bajas y tierras altas hacen la caminata hasta La Paz hace casi 50 días.

Fuente: Territorios en Resistencia.

----------------------------------------------------------
Lunes 11 de junio de 2012 
70 indígenas se suman a la IX Marcha, Sirionós están en La Paz y también se sumarán.
por Jochi

Aproximadamente 70 personas del Territorio Indígena Moxeño (TIM I) y del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se sumaron este lunes a la IX Marcha en Caranavi.
El presidente de la Subcentral del TIPNIS, Fernando Vargas, en comunicación con Erbol, informó que “las 06.30 (de este lunes) llegaron 70 personas del Territorio Indígena Moxeño (TIM I) y del TIPNIS y los sirionós están en La Paz, que hoy entrarán a la marcha”.
46 indígenas del pueblo Sirionó se sumarán en las próximas horas a la columna de la IX marcha en defensa del TIPNIS, quienes se encuentran en la ciudad de La Paz y viajarán hasta Caranavi, distante a 156 kilómetros de la sede de gobierno.
El sábado pasado también se incorporaron aproximadamente 30 indígenas del pueblo chiquitano del departamento de Santa Cruz, los que firmaron acuerdo con el gobierno de Evo Morales, argumentan el incumplimiento de los compromisos para sumarse a la movilización indígena.

Fuente: CIDOB, Erbol.


----------------------------------------------------------
domingo12 de febrero de 2012
La cara populista, indígena y pseudocomunista del capitalismo. El conflicto del TIPNIS (Bolivia)
Entrar en el juego de la política marcada por los intereses del dinero es dar el paso necesario para falsificar cualquier idea de libertad y de proyecto colectivo basado en los intereses de lxs que forman parte de él. El proyecto que representa Evo Morales en Bolivia es uno de esos ejemplos. Sus defensores dirán que en el contexto internacional que hay es necesario fortalecerse económicamente ante sus enemigos. Y para eso destruir el territorio en la búsqueda por los recursos naturales es un medio más que justificable. Eso sí, implica traicionar a su base social tras una ideología encubridora y deformadora de la realidad. Por un lado propugna la defensa del territorio y el empoderamiento y la defensa de los derechos de lxs expoliadxs de la Historia, y por el otro (se) somete ante los intereses del capital.
El conflicto del proyecto de carretera por el TIPNIS es un ejemplo claro. Para buscar y extraer petroleo es necesario destruir parte de la selva y disponer los medios para destruir las formas de vida que allí habitan. Para ello se sirve de los mismos medios que sus supuestos enemigos imperialistas: propaganda masiva para deformar conciencias y acallar voces discordantes, leyes que modifican el estatuto jurídico de esas tierras y represión policial-militar.

Mientras existan Estados y dinero, los individuos, las comunidades y los territorios aún salvajes estarán continuamente en riesgo de ser aplastados por sus servidores: políticos, jueces, policías, empresarixs.

Fuente: Amotinadxs


----------------------------------------------------------
29 de septiembre de 2011
Los porqués del conflicto del TIPNIS (Bolivia)
¿Por qué el mismo gobierno que nació de las luchas y demandas de los movimientos sociales, el de Evo Morales, reprime ahora de forma violenta e injustificada una protesta social pacífica contra la construcción de una carretera por un Parque Nacional (el TIPNIS)? ¿Por qué paradójicamente la oligarquía latifundista del Oriente sale hoy en defensa de la Madre Tierra y los derechos de los pueblos indígenas a los que históricamente ha ignorado y excluido?
El 16 de agosto de 1990 los pueblos indígenas de las tierras bajas bolivianas, por iniciativa del pueblo mojeño, dieron inicio a la primera gran marcha indígena del país denominada “Marcha por el Territorio y la Dignidad”. Esta movilización popular, que comenzó en la ciudad de Trinidad y finalizó un mes después en La Paz, marcaría un hito histórico en la lucha de los pueblos indígenas al lograr el reconocimiento por parte del Estado de la existencia de los primeros Territorios Indígenas de la Amazonía boliviana. Durante los siguientes años, y a raíz de otras demandas históricas como las guerras del agua y del gas, los movimientos y organizaciones indígenas-populares de Bolivia se consolidaron como los principales protagonistas e impulsores del proceso de cambio que culminó en diciembre de 2005 con la llegada al gobierno del primer presidente indígena.
El gobierno de Evo Morales encara ahora la mayor crisis nacional a la que ha tenido que hacer frente después de que el pasado domingo una brutal intervención policial disolviera una movilización popular de alrededor de 1.500 indígenas que, siguiendo la misma ruta de la histórica primera gran marcha del 90, se dirigía hacia La Paz para manifestar su rechazo a la construcción de una carretera a través de su territorio ancestral.
¿Por qué el mismo gobierno que nació de las luchas y demandas de los movimientos sociales reprime ahora de forma violenta e injustificada una protesta social pacífica? ¿Por qué paradójicamente la oligarquía latifundista del Oriente sale hoy en defensa de la Madre Tierra y los derechos de los pueblos indígenas a los que históricamente ha ignorado y excluido?
Para comprender qué está sucediendo en Bolivia es preciso deshacer el enredo de intereses en el que se ha convertido el conflicto en torno a la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos, cuyo trazado pretende atravesar por la mitad el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), un área doblemente protegida de un elevado valor ecológico y cultural donde habitan los pueblos mojeño, yurakaré y t’siman. Esta carretera, de 306 km de longitud, se emplaza como una vía de unión directa entre los departamentos de Cochabamba y Beni. El diseño y ejecución de las obras fueron adjudicadas a la constructora brasileña OAS Ltda. bajo un presupuesto de 415 millones de dólares tras un polémico proceso de adjudicación en el que la empresa brasileña fue la única proponente. El 80% del financiamiento del proyecto corre a cargo del BNDES de Brasil, uno de los principales actores en el financiamiento de infraestructura en Bolivia, que responde al objetivo de impulsar la inversión del capital brasileño en la región.
El proceso de adjudicación, diseño y ejecución del proyecto vial ha estado envuelto en una serie de irregularidades, de las cuales la más significativa ha sido la decisión de dividir la obra en tres tramos buscando así aislar el punto conflictivo – el que afecta al TIPNIS -, situado en el tramo central. De esta forma también los estudios de factibilidad, evaluación ambiental y diseño final han sido divididos en tramos con el fin de facilitar la aprobación de las licencias ambientales de forma individual y aislada, y sin que se hayan llegado a evaluar los impactos del proyecto en su conjunto. La misma estrategia se ha seguido para llevar a cabo el proceso de consulta pública, que sólo fue realizada en los tramos externos sin la presencia de las organizaciones indígenas del TIPNIS, cuya postura ha sido sistemáticamente ignorada por los organismos estatales durante todas las fases del proceso. Así, en junio de este año – y tras las renuncias del viceministro y el director de medioambiente que se negaron a firmar la licencia ambiental del polémico proyecto vial -, fueron inauguradas las obras en los dos tramos extremos sin que se haya realizado hasta la fecha la consulta pública en el tramo intermedio, que a día de hoy ni siquiera cuenta con un diseño final aprobado. La estrategia de ir avanzando en los tramos extremos cuyo recorrido llega hasta el límite del área protegida supone, indudablemente, un mecanismo de presión dirigido a condicionar la aprobación de un trazado en el interior del TIPNIS.
La falta de intención que el gobierno ha demostrado en todo momento en lo referido a considerar rutas alternativas fuera del área protegida, además de constituir una gran contradicción entre la teórica filosofía del Vivir Bien que el gobierno defiende en sus discursos y las prácticas que se llevan a cabo en la realidad, se muestra como síntoma de una problemática más amplia y compleja en la que confluyen intereses de diversa naturaleza.
Uno de los más influyentes es el interés por parte de los campesinos colonos vinculados al cultivo de hoja de coca y asentados desde hace décadas en la zona sur del parque, de promover una ruta por el TIPNIS para acceder a nuevas tierras de cultivo. No hay que olvidar que es precisamente en el Chapare – provincia que limita al sur con el TIPNIS y de donde provienen los campesinos asentados en el área colonizada –, donde el entonces líder indígena cocalero y ahora Presidente del Estado Plurinacional comenzó su lucha político-social que le llevaría años después al gobierno. Conviene decir al respecto que el gobierno está perfilando la reforma de la ley que regula el cultivo de la hoja de coca, con el fin de ampliar los cultivos de las 12.000 hectáreas anuales reconocidas actualmente hasta 20.000 hectáreas, con la legalización de 8.000 hectáreas destinadas concretamente al Chapare donde el rendimiento de hoja de coca seca por hectárea es más del doble que en otras regiones productoras del país. La enorme presión agrícola soportada en la región del Chapare ha provocado el avance de la colonización dentro del TIPNIS, que en la actualidad alcanza alrededor de 200.000 hectáreas de área colonizada. Estos datos permiten entender por qué las bases cocaleras de Evo Morales se han convertido en el principal sector social que apoya la construcción de la carretera.Otro factor del persistente interés por parte del gobierno en hacer una ruta por el TIPNIS estaría relacionado con el peso primordial que las actividades extractivas tienen en la economía boliviana. Es preciso señalar al respecto que hay claros indicios de la existencia de reservas de hidrocarburos bajo el subsuelo del TIPNIS, cuya posible extracción se vería posibilitada por la carretera. De hecho, YPFB se adjudicó en octubre de 2010 más de 723.000 hectáreas de exploración y explotación de hidrocarburos dentro del TIPNIS, en el marco de un agresivo plan nacional de exploración de yacimientos cuyo objetivo expreso es incrementar las reservas de hidrocarburos del país para el año 2020. Esta agresiva política nacional se presenta como consecuencia de las crecientes dificultades del país para cubrir satisfactoriamente la demanda energética cada vez mayor de su mercado de exportación. Un claro ejemplo de que, a pesar de las políticas de redistribución que el gobierno ha llevado a cabo a partir de la nacionalización de los hidrocarburos, la condición histórica extractivista a la que sigue sujeta la economía boliviana continúa dejando grandes conflictos sin resolver.
Finalmente, no sería posible comprender la complejidad que envuelve la problemática del TIPNIS sin tener en cuenta la profunda asimetría en la que se basan las relaciones entre Brasil y Bolivia, que explicaría la subordinación de la política boliviana a los intereses brasileños en materia de infraestructura. Para Brasil, potencia dominante en Sudamérica, la interconexión física del territorio es parte de su política nacional e internacional con la que aspira, por una parte, a ejercer una mayor influencia a nivel internacional como potencia global emergente, y por otra, a consolidar su hegemonía en el ámbito sudamericano. Bajo esta perspectiva Brasil juega un rol fundamental en la promoción y construcción de grandes megaproyectos de infraestructura en el subcontinente cuyo máximo exponente es la iniciativa IIRSA a través de la cual Brasil pretende no sólo llegar a los mercados asiáticos – y en particular a China -, sino también y paralelamente, expandir su capital a los países vecinos.
En este sentido, si bien es cierto que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos no está oficialmente incluida en la cartera de proyectos del IIRSA, su relación parece bastante probable en la medida en que se constituye como una ruta auxiliar que permitirá la conexión entre los dos Ejes principales del IIRSA en el país: el Eje Interoceánico Central, y el Eje Perú-Brasil-Bolivia. De lo que no cabe duda es de la penetración del capital brasileño en Bolivia a través del proyecto vial. Al margen de la evidente participación brasileña en el financiamiento, diseño y ejecución de la obra, es preciso señalar que en el Protocolo de financiamiento de la carretera firmado por Lula da Silva y Evo Morales el 22 de agosto de 2009 se incluyó también la suscripción de un memorando de cooperación científica y tecnológica que abre las puertas a Brasil para su participación en la exploración, explotación e industrialización de los recursos del Salar de Uyuni, donde se encuentran las reservas de litio y potasio más grandes del mundo. Adicionalmente, el mismo marco de financiación de la carretera estableció fortalecer entre ambos países un programa de desarrollo de proyectos azucareros vinculados a la producción de etanol en San Buenaventura, en el norte del departamento de La Paz. El financiamiento de la carretera, por lo tanto, constituye para Brasil un instrumento con el que garantiza el ingreso de sus intereses empresariales en Bolivia.
Al margen de todo y en el centro de esta espiral de intereses se encuentran los pueblos indígenas del TIPNIS, que serán los que paguen los costos sociales y ambientales de un proyecto concebido, diseñado e implantado sin tener en cuenta en ningún momento sus necesidades y demandas. La construcción de una carretera a través del TIPNIS tendrá unas consecuencias ecológicas y socio-culturales desastrosas. Un estudio realizado por Fundación Natura estima que la carretera podría deforestar en los próximos 18 años el 64,5% del área protegida debido en gran medida al avance de la frontera agrícola vinculada al cultivo de hoja de coca que, por otra parte, agudizará los ya frecuentes conflictos entre pueblos originarios y campesinos colonos por la presión y el uso de la tierra. Las consecuencias derivadas de la previsible invasión del territorio por parte de agentes externos con intereses de distinta naturaleza (cultivo de hoja de coca, actividades agropecuarias, explotación maderera, extracción de hidrocarburos…) pondrá en riesgo el equilibrio de todo un ecosistema caracterizado por su incalculable valor y extremada fragilidad, y degradará de forma crítica los medios de vida de los pueblos indígenas del TIPNIS al afectar directamente a la base de los recursos de los que dependen para su supervivencia.
Las consecuencias en el plano político son ya manifiestas. La conflictividad surgida en torno a la problemática del TIPNIS en todo el país está a punto de suponer (si no lo ha hecho ya) un punto de inflexión crucial en el proceso de cambio liderado por el gobierno de Evo Morales. En estos momentos las ya deterioradas relaciones entre gobierno y pueblos indígenas penden de un hilo. A este complejo contexto se añade un elemento más, relacionado con la rivalidad regional histórica entre el oriente - donde se concentra la oligarquía latifundista blanca/mestiza – y el occidente del país. Esta dicotomía etno-política ha llevado a que los departamentos del Oriente se posicionen sistemáticamente en contra de cualquier política que haya tomado el gobierno de Evo Morales, incluso cuando esas políticas van en la dirección de los intereses que históricamente dichos departamentos han apoyado, como es el caso de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos. Esta rivalidad regional no hace sino perjudicar la lucha de los pueblos indígenas amazónicos, cuyas legítimas reivindicaciones intentan ser aprovechadas por un acercamiento oportunista de una oposición empeñada en desestabilizar el proceso político del país y que nada tiene que ver con la defensa de los derechos de los pueblos indígenas.
La situación para el gobierno de Evo Morales es complicada. La mala gestión que el gobierno ha realizado con respecto al conflicto en el TIPNIS y la repulsa nacional hacia la intervención policial del pasado domingo ha provocado una ola de renuncias en su gabinete, entre ellas las de la Ministra de Defensa y el Ministro de Gobierno. Tras los acontecimientos el presidente anunciaba el lunes la suspensión de la carretera por el TIPNIS y la convocatoria de una consulta en los departamentos de Cochabamba y Beni, en un discurso confuso e impreciso que genera muchas dudas sobre la sinceridad de sus declaraciones. Por una parte, sólo se planteó paralizar el tramo que afecta al TIPNIS que, paradójicamente, es el único que no está en construcción. Nada se dijo sin embargo de paralizar el proyecto en su totalidad, hasta que la consulta a las organizaciones indígenas del TIPNIS sea realizada. Por otro lado, la Nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia que el propio gobierno elaboró establece que el derecho a la consulta libre, previa e informada radica en la voz de los pueblos indígenas que habitan el territorio afectado, y no en la de sus departamentos. En las próximas semanas veremos si se trata de otra maniobra más del gobierno para condicionar la aprobación de la ruta a través del TIPNIS, o si realmente queda todavía margen para que tanto el trazado de la carretera como el proceso de cambio en Bolivia sean reconducidos hacia los caminos acordes con el Vivir Bien que demandan los pueblos indígenas.
Míriam García

----------------------------------------------------------
18 de Octubre de 2011
Presidente de Bolivia invita a marchistas de Tipnis a un diálogo directo
El presidente de Bolivia, Evo Morales, invitó este martes a un diálogo directo al Comité Político de la marcha de indígenas del parque Tipnis quienes se dirigen hacia La Paz para rechazar la construcción de una vía que atravesará la reserva natural. Se espera que los nativos lleguen a esta ciudad al mediodía del miércoles.
''A través de la presente comunicación me dirijo a ustedes para poner en su conocimiento la decisión del presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales Ayma, de invitarlos a dialogar directamente con la representación de la Marcha Indígena, una vez que ésta arribe a la ciudad de La Paz", dice una misiva enviada por el ministro de la Presidencia boliviano, Carlos Romero.
El encuentro entre el mandatario y los marchistas podría darse en el Palacio de Gobierno en el transcurso del día, indicó Romero.
La carta explica que "este diálogo tendría como finalidad la deliberación y consensuación de sus demandas en el marco de la más amplia disposición y voluntad política".
También añade que esta iniciativa es "para coordinar los aspectos metodológicos y procedimentales inherentes a la viabilización del diálogo".
Luego de entregar la misiva, Romero solicitó a los dirigentes indígenas de la Central Indígena del Oriente Boliviano (Cidob) y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), que encabezan la marcha, a que colaboren para preparar el escenario para la conversación con el Presidente.
Los marchistas del Tipnis continúan la movilización y llegaron este martes a Pongo, a 38 km de la Paz, y estiman arribar a La Paz el miércoles.
La movilización de los indígenas inició el pasado 15 de agosto en rechazo a la edificación del Il tramo de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, en el sur del país, porque, según los nativos, este proyecto ponía en peligro el ecosistema.
Ante estas inquietudes, el Gobierno de Bolivia aprobó recientemente un proyecto de ley en el que se suspende la construcción de la vía y se llama a un plebiscito en Tipnis, además de contemplar otras medidas para la preservación de la zona, sin embargo, los marchistas insisten en mantener la protesta.
Fuente: teleSUR

Nativos bolivianos continúan marcha pese a llamados de diálogo del Gobierno
En oposición a la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari - San Ignacio de Moxos -que unirá el centro y norte de Bolivia- los indígenas marchan este martes desde Pongo a 38 km de La Paz, municipio en el que los nativos pretenden reunirse con el gobierno boliviano a fin de expresar su rechazo por la nueva carretera que atraviesa su territorio, pese a que la obra fue paralizada por el Ejecutivo.
"El gobierno va a demostrar mañana (miércoles) si tiene esa voluntad (de atender su plataforma de 16 puntos, entre los cuales se halla la suspensión del proyecto carretero)", manifestó Fernando Vargas, uno de los líderes de la caminata.
Vargas comentó que irán a la catedral, donde serán recibidos por la iglesia católica. "Creo que si el Presidente tiene la voluntad política estará presente después de la misa, donde nos dirá, por ejemplo, en qué momento nos va a atender", resaltó.
El ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, aseguró el martes que la Policía preservará la seguridad de los marchistas del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), que se dirigen a la ciudad de La Paz en oposición a la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, y ratificó la predisposición del presidente Evo Morales para entablar una mesa de diálogo.
"Se ha elaborado un plan para recibir a nuestros hermanos de la marcha y por lo tanto la Policía está cumpliendo su rol constitucional y lo hará en la medida que la norma lo permite para que la permanencia de los hermanos de la marcha esté garantizada, respetando sus derechos", expresó Chávez.
La marcha indígena contra la construcción de un tramo de una carretera interestatal, inició el pasado 15 de agosto en rechazo a los avances de la vía terrestre.
El pasado 24 de septiembre, la manifestación rompió un cerco policial y tomó como rehenes al canciller, David Choquehuanca, y al viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, quienes intentaban entablar un diálogo.
La acción dejó dos funcionarios de la policía heridos con flechas.
La semana pasada, el presidente de Bolivia, Evo Morales, declaró a teleSUR que la movilización de los indígenas Tipnis tiene una trasfondo político que pretende desestabilizar a su Gobierno.
Fuente: teleSUR
----------------------------------------------------------
LA VIII MARCHA INDÍGENA DOBLEGA AL GOBIERNO DEL MAS
Evo dice que ninguna carretera atravesará el TIPNIS
“Construiremos la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos quieran o no quieran los indígenas del TIPNIS”, advirtió el Presidente Evo Morales meses atrás, pero no pudo soportar la descomunal presión de la VIII Marcha Indígena y finalmente tuvo que ceder. Ninguna carretera atravesará el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure, que será declarado zona "intangible" de preservación ecológica, anunció el Mandatario.

El 15 de agosto, los indígenas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) salieron de Trinidad en marcha de protesta hacia la ciudad de La Paz, contra la construcción de la carretera Villa Tunari-San ignacio de Moxos a través del corazón de su territorio. Rechazamos esa vía porque destruirá la biodiversidad de la zona y sólo favorecerá a empresarios y productores de coca, explicaron los integrantes de la VIII Marcha Indígena.

En todo el trayecto, la marcha indígena fue hostigada permanentemente por el Ejecutivo y sus huestes (campesinos y colonizadores, principalmente) y, fue brutalmente reprimida por la Policía en proximidades de la localidad de Yucumo, por orden del gobierno del MAS.

Los indígenas difamados y reprimidos por el Ejecutivo despertaron la solidaridad de todo el pueblo boliviano; y en las últimas semanas varios sectores sociales se fueron plegando a la protesta que comenzó con 500 caminantes y dos meses después culminó con casi un millón de movilizados en la ciudad de La Paz. En un intento tardío de contener el desborde popular que amenaza con desestabilizar a su gobierno, este viernes 21 de octubre el Presidente Evo Morales anunció que ya no construirá ninguna carretera por medio del TIPNIS.

Morales decidió vetar la Ley Corta sancionada por la Asamblea Legislativa Plurinacional -que disponía la realización de una consulta previa a los pueblos originarios afectados por el tramo II de la ruta- y planteó una nueva norma que incorpore las sugerencias y pedidos de los pueblos indígenas movilizados.

“Tengo facultades constitucionales para vetar, observar cualquier ley sancionada en la Asamblea Legislativa; hago conocer a los marchistas, a la Asamblea y al pueblo boliviano una propuesta de observación a la ley sancionada”, explicó Morales. “Se dispone que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos o cualquier otra no atravesará el Territorio Indígena Parque nacional Isiboro Sécure (TIPNIS)”, será la modificación principal al proyecto de Ley, precisó el Mandatario.

Además, el Presidente dijo que el artículo primero de la nueva ley corta declarará al TIPNIS zona intangible de preservación ecológica; por tanto, los asentamientos y ocupaciones de hecho por personas ajenas serán ilegales y pasibles de desalojo con la intervención de la fuerza pública.

“En resumen, se incorpora la intangibilidad que era una profunda observación (de los indígenas); y segundo, que (ninguna carretera) no pase por el territorio indígena. Por lo tanto el tema TIPNIS está resuelto… Esto se llama gobernar obedeciendo al pueblo”, aseguró el Presidente Morales.

Con las modificaciones propuestas por el Ejecutivo, el texto de la nueva Ley de Declaratoria de Protección del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) diría más o menos lo siguiente:

Artículo 1.- (DECLARATORIA DE PATRIMONIO DEL TIPNIS) I.- Se declara el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) patrimonio sociocultural y natural, zona de preservación ecológica y reproducción histórica y hábitat de los pueblos indígenas tsimane, mojeño-trinitario y yuracaré, cuya protección y conservación son de interés primordial del Estado Plurinacional de Bolivia.

II. En el marco de los artículos 30, 385, 394, y 403 de la CPE y otras normas vigentes, se ratifica al TIPNIS como Territorio Indígena de los pueblos tsimane, yuracaré y mojeño trinitario, de carácter indivisible, imprescriptible, inembargable, inalienable e irreversible, y como área protegida de interés nacional.

III. Adicionalmente, se declara al Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure zona intangible.

Artículo 2.- Teniendo el TIPNIS, además de la categoría de Territorio Indígena, la categoría de Área Protegida, se constituye en garantía de conservación, sostenibilidad e integridad de los sistemas de vida, la funcionalidad de los ciclos ecológicos y los procesos naturales, en convivencia armónica con la Madre Tierra y sus derechos.

Artículo 3.- Se dispone que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos o cualquier otra no atravesarán el TIPNIS.

Artículo 4.- (ESTUDIO DE ALTERNATIVAS) Se dispone la elaboración del estudio de alternativas respecto de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos. Estas alternativas deberán garantizar los derechos de los pueblos indígenas en su territorio y el equilibrio ecológico del TIPNIS.

Artículo 5.- (GARANTIA) En ningún caso se adoptarán normas o ejecutarán actividades, obras, proyectos, o programas de desarrollo, extractivos, megaproyectos y de infraestructura u otros que vulneren los derechos de los pueblos indígenas, del medio ambiente y los derechos de la Madre Tierra, de acuerdo a la Constitución Política del Estado, Ley 1257, Ley 3760 y Ley 1333.

Articulo 6. (GESTION TERRITORIAL) I. Se dispone el fortalecimiento para la elaboración participativa y aprobación de un plan integral de protección, preservación, restauración ambiental, social y cultural y desarrollo sustentable del TIPNIS, en la que intervengan todas las comunidades de los pueblos Tsimane, Yuracaré y Mojeño trinitarios que conforman este territorio, bajo el respeto y ejercicio de sus derechos territoriales, y sobre la base de la gestión compartida reconocida en el Art 385 de la CPE.

II. Para fines de una gestión compartida y desarrollo integral del TIPNIS, todas las comunidades indígenas Tsimane, Yuracaré y Mojeño trinitarios que conforman el territorio, elaborarán y aprobarán el Plan de Vida del territorio, con base a su cultura, principios de convivencia armónica con la naturaleza, y ejercicio de sus normas y procedimientos propios, bajo el respeto y ejercicio de sus derechos territoriales.

Artículo 7.- (PROHIBICION DE ASENTAMIENTOS HUMANOS ILEGALES EN EL TIPNIS) Los asentamientos y ocupaciones de hecho promovidas o protagonizadas por personas ajenas a los titulares del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure son ilegales y serán pasibles de desalojo con intervención de la fuerza pública si fuera necesario a requerimiento de autoridad administrativa o judicial competente.

DISPOSICION FINAL UNICA.- A la aprobación de la presente ley, se abrogan y derogan todas las leyes, decretos supremos, y disposiciones legales contrarias a la presente ley.

La propuesta del Presidente será enviada en las próximas horas a la Asamblea Legislativa. Aún no se conoce cuál será futuro del contrato suscrito por el Estado con la constructora brasileña OAS.

Fuente: Redacción Bolpress


CARTA AL VICEPRESIDENTE ÁLVARO GARCÍA LINERA, 21 DE OCTUBRE DE 2011
Observaciones del Presidente Evo Morales a Ley del TIPNIS sancionada por la Asamblea Legislativa
Evo Morales Ayma *
H. Señor Presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP): He recibido la Ley sancionada por la ALP, mediante la cual se declara al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure – TIPNIS patrimonio sociocultural y natural, zona de preservación ecológica, reproducción histórica y hábitat de los pueblos indígenas Chimán, Yuracaré y Mojeño-trinitario cuya protección y conservación son de interés primordial del Estado Plurinacional de Bolivia. Sobre la referida Ley me permito hacer la siguiente observación:

1.- En el artículo 1, considerando el proyecto de Ley de declaratoria de intangibilidad y protección del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure - TIPNIS, presentada por los diputados Julio Cortez Vira, Pedro Nuni Caity, Justino Leaño, Blanca Cartagena, Cristina Valeroso y Bienvenido Zacu, y la nota enviada por los mismos que manifiestan la siguiente observación: “se ha eliminado el carácter INTANGIBLE para el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure”.

Recogiendo exactamente la propuesta de los diputados y dirigentes indígenas, me permito proponer la siguiente redacción:

ARTÍCULO 1. (DECLARATORIA DE PATRIMONIO DEL TIPNIS) I. Se declara al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure - TIPNIS patrimonio sociocultural y natural, zona de preservación ecológica, reproducción histórica y hábitat de los pueblos indígenas Chimán, Yuracaré y Mojeño-trinitario, cuya protección y conservación son de interés primordial del Estado Plurinacional de Bolivia.

II. En el marco de los artículos 30, 385, 394, y 403 de la Constitución Política del Estado y otras normas vigentes, se ratifica al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure - TIPNIS como territorio indígena de los pueblos Chimán, Yuracaré y Mojeño-trinitario, de carácter indivisible, imprescriptible, inembargable, inalienable e irreversible y como área protegida de interés nacional.

III. Asimismo, adicionalmente se declara al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure – TIPNIS, como zona intangible.

2. En relación al artículo 3, y considerando nuevamente el Proyecto de Ley presentado por los diputados antes nombrados, el mismo que recoge exactamente el pedido de los dirigentes indígenas movilizados en la VIII Marcha Indígena, propongo a la Asamblea Legislativa Plurinacional modificar el texto originalmente aprobado de la siguiente manera:

ARTICULO 3. (CARRETERAS POR EL TIPNIS) Se dispone que la carretera Villa Tunari San Ignacio de Moxos, como cualquier otra, no atravesará el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure.

3. En función de que planteo la declaración de intangibilidad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Secure - TIPNIS, de acuerdo a lo solicitado por los indígenas movilizados en la VIII marcha y de acuerdo a lo que plantearon los diputados que acompañaron esa movilización, no corresponde la aprobación de los artículos 4, 5 y 6 los cuales propongo sean excluidos del Proyecto de Ley Sancionado.

4. Asimismo, se sugiere la redacción de un artículo adicional con el siguiente texto:

“ARTÍCULO 4. (PROTECCIÓN) Dado el carácter intangible del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure - TIPNIS, se deberán adoptar las medidas legales correspondientes que permitan revertir, anular o dejar sin efecto los actos que contravengan a esta naturaleza jurídica”.

5. Finalmente en relación al artículo 7, que pasaría a ser el artículo 5 de la Ley Sancionada, de aceptarse mis observaciones realizadas en base a la solicitud expresa de diputados y dirigentes indígenas, sugiero para el mismo la siguiente redacción definitiva:

“ARTICULO 5. (PROHIBICIÓN DE ASENTAMIENTOS HUMANOS ILEGALES EN TERRITORIO INDÍGENA Y PARQUE NACIONAL ISIBORO SÉCURE-TIPNIS) De conformidad al Artículo Primero de la presente Ley al ser declarado territorio intangible, los asentamientos y ocupaciones de hecho promovidas o protagonizadas por personas ajenas a los titulares del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure - TIPNIS, son ilegales y serán pasibles de desalojo con intervención de la fuerza pública si fuera necesario a requerimiento de autoridad administrativa o judicial competente.

En atención a los antecedentes y fundamentos expuestos, en ejercicio de la facultad establecida en el Numeral 10 del artículo 163 de la Constitución Política del Estado, me permito Observar la Ley Sancionada por el Órgano Legislativo.

Pido a usted Señor Presidente, someter esta observación a consideración de la Asamblea Legislativa Plurinacional, para su tratamiento en el marco de lo establecido por el Artículo 163de la Constitución Política del Estado.

Hago propicia la ocasión para reiterar al Señor Presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional, las seguridades de mi más alta y distinguida consideración.

Evo Morales Ayma, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

Fuente: Redacción Bolpress


----------------------------------------------------------
El presidente de Bolivia, Evo Morales, firmó ayer un primer acuerdo con los dirigentes indígenas del país que anula el proyecto de su gobierno de construir una carretera a través de la reserva ecológica del Isiboro Sécure (Tipnis), tal como prometió el viernes...pero no es la única amenaza k azota el territorio...

Domingo 23 de octubre de 2011
Morales e indígenas firman acuerdo
LA PAZ (DPA y EFE).— El presidente de Bolivia, Evo Morales, firmó ayer un primer acuerdo con los dirigentes indígenas del país que anula el proyecto de su gobierno de construir una carretera a través de la reserva ecológica del Isiboro Sécure (Tipnis), tal como prometió el viernes.
El acuerdo fue presentado por el ministro boliviano de Comunicaciones, Iván Canelas, a un grupo de mil indígenas que decidieron acampar en la Plaza Murillo de La Paz, donde se encuentra la sede del gobierno y el legislativo boliviano, luego de caminar más de 600 kilómetros para rechazar esta carretera que ya había sido adjudicada a la empresa brasileña OAS.
El entendimiento fija los términos de una ley especial que declara la “intangibilidad” de la reserva natural, de manera que se vetará que en el futuro se construya una carretera por ese lugar.
La Asamblea Legislativa, que tratará la norma a partir de este lunes, sustituirá otra iniciativa legal que autorizaba una consulta para validar las obras en el parque.
De hecho, el presidente se comprometió a firmar, el mismo lunes, la ley que prohíbe el paso de la carretera por la reserva.
El ministro de Comunicación, Iván Canelas, y el presidente del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), Fernando Vargas, dijeron que la promulgación se producirá en un acto con todos los participantes en la marcha.
Además, en los próximos 30 días se hará una “inspección mixta” en el Tipnis para detectar y expulsar “de manera inmediata” a colonos asentados ilegalmente en el parque natural.

Demandas pendientes
Vargas explicó que tras la firma del acuerdo continuarán las conversaciones para resolver unas 15 demandas, incluida la exigencia de sancionar a los responsables de la violenta represión policial que sufrieron los indígenas cuando marchaban a La Paz, en septiembre.
Morales dijo que él no ordenó esas acciones.
Con este primer entendimiento se logró allanar un proceso de conversaciones que desactivó un conflicto que se extendió por más de 66 días, aunque entre los indígenas aún persiste el temor a nuevos cultivos de coca en la reserva ecológica.

Fuente: El Universal

----------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.