jueves, 17 de julio de 2014

Deforestación amenaza a últimos indígenas aislado

Los ayoreos piden que se detenga la deforestación 


El representante jurídico de los indígenas ayoreo totobiegosode, único pueblo originario de Paraguay que aún tiene miembros que no han contactado con la civilización, denunció hoy ante la Fiscalía que la empresa de origen brasileño Yaguarete Pora S.A. está talando ilegalmente los bosques de su territorio ancestral.

Los ayoreos piden que se detenga la deforestación de sus tierras, para permanecer aislados de la civilización y preservar sus costumbres. Foto: www.survival.es
Los ayoreos piden que se detenga la deforestación de sus tierras, para permanecer aislados de la civilización y preservar sus costumbres. Foto: www.survival.es

El abogado Julio Duarte, elegido como representante jurídico por la comunidad, explicó a Efe que los ayoreo reclaman una urgente intervención para “frenar la ilegal deforestación que realiza la firma de origen brasileño Yaguarete Pora S.A.” en sus bosques.

Gente, Ambiente y Territorio (GAT) y la Organización Payipie Ichadie Totobiegosode (OPIT) denunciaron nuevas acciones de desmonte por parte de esa compañía, detectadas gracias a imágenes de satélite, en el área considerada por el Estado en 2001 como reserva cultural y natural como parte del territorio ancestral de los ayoreo.

El abogado reclamó a la Secretaría del Ambiente (SEAM) y al Instituto Forestal Nacional (Infona) que exijan a la empresa Yaguareté Porá que cese de talar árboles, porque está incurriendo en una acción ilegal que viola una resolución gubernamental y una sentencia del Tribunal de Cuentas.

A pesar de ello, la SEAM otorgó en enero de este año una renovación de licencia ambiental a Yaguarete Pora, cuando ya existía una resolución anterior que condicionaba la renovación a que la empresa presente un nuevo estudio de impacto ambiental, algo que nunca se produjo, según Duarte.

La denuncia enviada hoy por los nativos a la Fiscalía y al estatal Instituto Nacional del Indígena (INDI) mantiene que las vidas de los indígenas en aislamiento voluntario “corren serio riesgo por la acelerada deforestación de su territorio”.

Aunque los indígenas no renuncian a las 550.000 hectáreas originales, quieren garantizar unas 200.000 hectáreas para preservar su modo de vida, idioma, cultura y el hábitat natural en el que viven desde antes de la colonización española.

CRISIS (video)




Mientras las topadoras y los terratenientes ganaderos invaden cada vez más su territorio, los ayoreos de Paraguay están preocupados por la seguridad de sus parientes no contactados.



Los indígenas piden la titularidad territorial sólo sobre una porción de su territorio. Sin su bosque no pueden alimentarse ni subsistir, y están muy preocupados por sus familiares no contactados que aún viven allí.
En virtud de la legislación paraguaya, el área reclamada debería haber quedado bajo titularidad indígena hace años, ya que tanto ésta, como la Constitución del país, reconocen el derecho de los indígenas a la titularidad sobre sus tierras tradicionales.
Pero los poderosos terratenientes han bloqueado la legislación en repetidas ocasiones y ya han excavado ilegalmente parte del bosque.

En el corazón del territorio indígena hay una parcela de unas 78.000 hectáreas que pertenece a la firma brasileña Yaguareté Porã. La compañía ya ha talado una extensa área boscosa que se encuentra muy cerca de la zona donde recientemente han sido avistados indígenas aislados.

En respuesta a la indignación colectiva desatada por este hecho, la empresa anunció un plan de crear una “reserva natural” en su territorio, pero lo que en realidad intenta es destruir unos dos tercios del bosque de la zona.

Con la tala de esta enorme área boscosa, los indígenas totobiegosode aislados no tendrán lugar donde esconderse. Sus familiares ya asentados intentan protegerlos desesperadamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.